jueves, 10 de noviembre de 2016

POR AFEU... POR LA FUERZA DE NUESTRO SINDICATO... TODOS CON LA LISTA 9

En abril se van a cumplir 25 años desde que ingresé a la Corte Electoral. 
En aquel lejano 1992, el sindicato casi no funcionaba. Era difícil sacudir ciertas rutinas de los funcionarios electorales de entonces, muchos de los cuales habían ingresado al organismo mediante mecanismos arbitrarios, razón por la cual preferían buscar la solución a sus problemas laborales hablando con "su ministro" (el mismo le que conseguía prebendas varias y -por supuesto- muchas horas extras).
Quien no "tuviera" un ministro, dependía de simpatías de sus jerarcas inmediatos para conseguir algún "beneficio".
No había mucha conciencia de la lucha colectiva, mucho menos había una percepción clara de la necesidad de la herramienta sindical para la conquista de derechos laborales y la distribución equitativa de los recursos.
Aún así, había un grupo de compañeros que desde hacía tiempo venían procurando que nuestra AFEU no terminara de caer.
No tengo intención de hacer pudridora esta nota, contando las innumerables anecdotas de la Rendición de Cuentas de ese año, ni la etapa en la que AFEU fue FFCE (Federación de Funcionarios de la Corte Electoral), ni tantas otras cosas.
Pero quiero contarles a muchos que no vivieron esa época, que las Asambleas de nuestro sindicato se realizaban en la calle, frente al edificio de la Corte Electoral y -en varias ocaciones- en el edificio de la Corte Electoral propiamente dicho (en la escalera que queda detrás del ascensor). Como imaginarán, de dichas Asambleas se sabía todo al instante en el 5to. piso (con lujo de detalles, que incluía la lista de los funcionarios "de tal ministro", los cuales, en no pocas ocasiones, pasaban a tener en el despacho de dicho ministro calidad de "filiación dudosa").
Luego, cuando dichas Asambleas fueron incómodas para muchas partes (autoridades, sindicato, alcahuetes, etc), hubo que buscar un lugar en el cual podernos reunir para seguir proponiendo y discutiendo nuestras inquietudes, la invalorable solidaridad de los compañeros de SUANP (hoy SUPRA) fue clave para seguir luchando. ellos nos permitían usar sus instalaciones sin condición alguna.
Por esa época casi no se nos ocurría pensar en tener un local propio en el que celebrar nuestras Asambleas, con espacio para que se reuniera la Comisión Directiva. No existían los fueros sindicales. A las sucesivas comisiones directivas se les dificultaba mucho hacer el cobro de la cuota sindical, porque no se hacía el descuento directamente del salario.
Hasta que a aquel grupo de compañeros que seguían manteniendo la llama viva de nuestro sindicato, se le fue acercando gente que había ingresado más recientemente y -poquito a poco- revitalizaron la Agrupación 9 de enero, apostando a los mismos principios de quienes fueron fundadores de AFEU, dejando de lado toda distinción político partidaria o filosófica, y reafirmando que ante todo nos une nuestra condición de TRABAJADORES ELECTORALES.
Y las sucesivas luchas fueron dando frutos: los compañeros de más experiencia en el organismo comenzaron a reconocer en la unión, en la herramienta sindical, en la lucha con y por todos un camino a seguir. Y los que ingresaban veían un sindicato cada vez más fortalecido al que les atraía unirse y colaborar.
Llegó el momento en que -finalmente- se pudo llegar a tener nuestro local sindical. Entonces muchos cuestionaron la oportunidad, pero la historia terminó demostrando que era más que necesario para muchísimas cosas que allí se gestaron.
También llegó el reconocimiento de la labor sindical, otorgando fueros a los compañeros que de un modo u otro colaboran con la enorme cantidad de tareas que se deben realizar cuando un sindicato tiene objetivos claros y compromiso absoluto con aquellos a quienes representa.
En el año 2007, comenzó una larguísima lucha, con un proyecto (que entonces se le llamó PLUS), apuntando a lograr mayor equidad en las posibilidades de todos los funcionarios electorales (sobre todo a quienes trabajan en el interior, que hasta entonces eran los más perjudicados), además se apostó fuertemente a una retribución mayor para la totalidad de los funcionarios, sin necesidad de pasar largas jornadas en nuestros lugares de trabajo (y descuidando otros aspectos de nuestras vidas) y a todo eso, además, se le incluyó compromisos de gestión de parte del funcionariado, lo cual redundaba en mayor jerarquización de nuestra tarea, demostrando que lo que se proponía no era algo caprichoso ni sin contra partida.
Aquel "Proyecto Plus" tuvo idas y vueltas. Todos quienes estábamos esperanzados y pendientes de sus avatares, vimos diluirse nuestras ilusiones y en más de una ocasión caímos en la desesperanza. Todos... menos los compañeros que integraron las sucesivas directivas desde ese 2007. Ellos se encargaron una y otra vez de levantarnos y de demostrarnos que había otro camino, y otro, y otro, y otro.
Ellos soportaron que las autoridades del organismo los ningunearan. Incluso que se negaran directamente a recibirlos. 
Soportaron que mientras esas autoridades ni siquiera los recibían, algunos que integraban la Comisión Directiva en el 2010, publicaran fotitos en las redes sociales sonriendo con una de esas autoridades en una actividad político partidaria (y ahora, por si fuera poco, integra la lista opositora).
Soportaron quedar solos, luchando contra viento y marea. Pasando horas, días enteros fuera de sus hogares (de eso doy fe, en alguna ocasión colaboré con ellos y me llamaban a las 23:50 para pedirme que diseñara un afiche, pues ellos estaban en el Palacio Legislativo esperando por un legislador).
Y llegaron nuevos compañeros, con el mismo compromiso para con la lucha sindical. Y se sumaron a la Agrupación 9 de enero. Dejaron -lógicamente- de lado sus colores partidarios y pusieron manos a la obra. Demostraron lo que valen y no abandonaron el barco (y creanme, estoy prácticamente seguro que en más de una ocasión se les debe haber cruzado por su cabeza).
Hoy, el Nuevo Sistema Retributivo es una realidad. Aquella lucha que comenzó en el 2007 se cristalizó en esta enorme conquista. Pero ellos saben que cuando se conquista un derecho, otros retos vienen detrás. Así que ya están proyectando nuevas ideas y recibiendo aquellas que queramos volcar, para evaluarlas y -si corresponde- comenzar a buscar el modo de ponerlas en práctica.

SALUD A LA COMISIÓN DIRECTIVA DE NUESTRA AFEU.

GRACIAS A LOS COMPAÑEROS LÍA VINCI, LUIS FERRARI, FERNANDO LOZANO, JUAN PABLO RODIGARI, GONZALO CASTELLANOS, ALDO SCARPA, CAROLINA DÍAZ Y A TODOS LOS COMPAÑEROS QUE PARTICIPARON DIRECTA O INDIRECTAMENTE EN ESTA CONQUISTA QUE HOY NOS LLENA DE ORGULLO Y ESPERANZA.

TENEMOS UN SINDICATO FORTALECIDO. ES RESPONSABILIDAD DE TODOS NOSOTROS CUIDARLO PARA QUE NO VUELVA A PARECERSE A AQUEL DEL AÑO 92.

EL 14 DE DICIEMBRE, SIN DUDA ALGUNA, VOTO LA LISTA 9 DE LA AGRUPACIÓN 9 DE ENERO!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

manos sobre manos