domingo, 8 de marzo de 2009

ELOGIO A LA MUJER BRAVA (Hector Abad)





Estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas.


A los hombres machistas, que somos como el 96 por ciento de la población masculina, nos molestan las mujeres de carácter áspero, duro, decidido. Tenemos palabras denigrantes para designarlas: arpías, brujas, viejas, traumadas, solteronas, amargadas, marimachas, etc.

En realidad, les tenemos miedo y no vemos la hora de hacerles pagar muy caro su desafío al poder masculino que hasta hace poco habíamos detentado sin cuestionamientos. A esos machistas incorregibles que somos, machistas ancestrales por cultura y por herencia, nos molestan instintivamente esas fieras que en vez de someterse a nuestra voluntad, atacan y se defienden.

La hembra con la que soñamos, un sueño moldeado por siglos de prepotencia y por genes de bestias (todavía infrahumanos), consiste en una pareja joven y mansa, dulce y sumisa, siempre con una sonrisa de condescendencia en la boca.

Una mujer bonita que no discuta, que sea simpática y diga frases amables, que jamás reclame, que abra la boca solamente para ser correcta, elogiar nuestros actos y celebrarnos bobadas. Que use las manos para la caricia, para tener la casa impecable, hacer buenos platos, servir bien los tragos y acomodar las flores en floreros.

Este ideal, que las revistas de moda nos confirman, puede identificarse con una especie de modelito de las que salen por televisión, al final de los noticieros, siempre a un milímetro de quedar en bolas, con curvas increíbles (te mandan besos y abrazos, aunque no te conozcan), siempre a tu entera disposición, en apariencia como si nos dijeran "no más usted me avisa y yo le abro las piernas", siempre como dispuestas a un vertiginoso desahogo de líquidos seminales, entre gritos ridículos del hombre (no de ellas, que requieren más tiempo y se quedan a medias).

A los machistas jóvenes y viejos nos ponen en jaque estas nuevas mujeres, las mujeres de verdad, las que no se someten y protestan y por eso seguimos soñando, más bien, con jovencitas perfectas que lo den fácil y no pongan problema.

Porque estas mujeres nuevas exigen, piden, dan, se meten, regañan, contradicen, hablan y sólo se desnudan si les da la gana. Estas mujeres nuevas no se dejan dar órdenes, ni podemos dejarlas plantadas, o tiradas, o arrinconadas, en silencio y de ser posible en roles subordinados y en puestos subalternos. Las mujeres nuevas estudian más, saben más, tienen más disciplina, más iniciativa y quizá por eso mismo les queda más difícil conseguir pareja, pues todos los machistas les tememos.

Pero estas nuevas mujeres, si uno logra amarrar y poner bajo control al burro machista que llevamos dentro, son las mejores parejas. Ni siquiera tenemos que mantenerlas, pues ellas no lo permitirían porque saben que ese fue siempre el origen de nuestro dominio. Ellas ya no se dejan mantener, que es otra manera de comprarlas, porque saben que ahí -y en la fuerza bruta- ha radicado el poder de nosotros los machos durante milenios.

Si las llegamos a conocer, si logramos soportar que nos corrijan, que nos refuten las ideas, nos señalen los errores que no queremos ver y nos desinflen la vanidad a punta de alfileres, nos daremos cuenta de que esa nueva paridad es agradable, porque vuelve posible una relación entre iguales, en la que nadie manda ni es mandado.

Como trabajan tanto como nosotros (o más) entonces ellas también se declaran hartas por la noche y de mal humor, y lo más grave, sin ganas de cocinar. Al principio nos dará rabia, ya no las veremos tan buenas y abnegadas como nuestras santas madres, pero son mejores, precisamente porque son menos santas (las santas santifican) y tienen todo el derecho de no serlo.

Envejecen, como nosotros, y ya no tienen piel ni senos de veinteañeras (mirémonos el pecho también nosotros y los pies, las mejillas, los poquísimos pelos), las hormonas les dan ciclos de euforia y mal genio, pero son sabias para vivir y para amar y si alguna vez en la vida se necesita un consejo sensato (se necesita siempre, a diario), o una estrategia útil en el trabajo, o una maniobra acertada para ser más felices, ellas te lo darán, no las peladitas de piel y tetas perfectas, aunque estas sean la delicia con la que soñamos, un sueño que cuando se realiza ya ni sabemos qué hacer con todo eso.

Los varones machistas, somos animalitos todavía y es inútil pedir que dejemos de mirar a las muchachitas perfectas. Los ojos se nos van tras ellas, tras las curvas, porque llevamos por dentro un programa tozudo que hacia allá nos impulsa, como autómatas.

Pero si logramos usar también esa herencia reciente, el córtex cerebral, si somos más sensatos y racionales, si nos volvemos más humanos y menos primitivos, nos daremos cuenta de que esas mujeres nuevas, esas mujeres bravas que exigen, trabajan, producen, joden y protestan, son las más desafiantes y por eso mismo las más estimulantes, las más entretenidas, las únicas con quienes se puede establecer una relación duradera, porque está basada en algo más que en abracitos y besos, o en coitos precipitados seguidos de tristeza.

Esas mujeres nos dan ideas, amistad, pasiones y curiosidad por lo que vale la pena, sed de vida larga y de conocimiento.

Vamos hombres, por esas mujeres bravas!!!!!!!!!!!!!


"Cuidan el huerto, enseñan, sueñan"
Definitivamente, esa frase es la que más me emociona del "Canto de Trabajos" de Pedro Guerra (Raúl)


Para ver información adicional recomiendo visitar http://www.180.com.uy/articulo/El-dia-de-la-mujer-en-Gaza

12 comentarios:

  1. Wow... parece que llegué primera!!!
    Cuántas verdades hay en cada palabra de este texto!
    Al fin alguien que entiende que las modelos son eso..."modelos"!!! Modelos de un IDEAL y que todo en ellas es tan efímero como su propia apariencia (a la que hay que mantener con muchos dólares destinados a cirugías, bótox, hilos de oro, implantes, lipoaspiraciones, láser lipólisis, endermología,mesoterapia, y todo tipo de tratamientos que se dedican a fortalecer los músculos y tejidos pero que nada pueden hacer por incrementar su materia gris -léase CEREBRO-) porque al fin y al cabo de eso viven.
    Es cierto que más de un Neanderthal prefiere las sumisas y dóciles porque todo les va a parecer bien y porque muchas veces prefieren la comodidad económica -y hasta soportan el peso de los CUERNOS-con tal de no ser "abandonada" por ese hombre al que poco menos, creen deberle la vida.
    El tema da para mucho, en especial si tenemos en cuenta la conducta de cada uno de nosotros/as, tanto mujeres como hombres, porque todos somos responsables... si el hombre elige a una mujer por dócil, digamos una mujer que se la hace fácil; es porque la propia mujer le está dando la oportunidad de aprovecharse de la situación y ella sería la primera en deber reclamar sus derechos y hacelos valer, muchas veces comenzando sencillamente por trabajar sin la necesidad de que halla algún conflicto de por medio.

    Gracias por regalarnos este texto y por dedicarnos unos minutitos de tu tiempo. Gracias sobre todo, por valorarnos y darnos nuestro lugar.

    Un besote amor, te adoro.
    Caro

    ResponderEliminar
  2. ......está muy bien escrito este texto Raúl, mas allá de ser escrito desde el punto de vista masculino.....a nosotras también nos entran las revistas de porquería, con toda la porquería incluída!jaja.....en fin, que quería decirte que a mí me gustaría además de ser una "mujer brava" tener siempre 90 60 90!jejejeje (es broma!)....

    gracias por el homenaje!

    ResponderEliminar
  3. MUJERES...COMO DIJO NERUDA...
    MUY LINDO POST.
    BESOS PARA TI.
    MAR

    ResponderEliminar
  4. Ahora que me pongo a leer mi comentario anterior, me parece que me puse muy pasional y se me fue la mano...
    Cada cual elige como vivir y los demás debemos respetarlo, que ésta Impuntual no acepte determinadas cosas para su vida, no significa que no las comprenda por más que no comparta determinadas circunstancias.
    Un beso...

    ResponderEliminar
  5. Que comentar????
    Solo decirte que estoy muy orgullosa (como siempre, bah) de ser tu amiga.
    Gracias... a la humanidad le hacen falta más hombres como vos.

    ResponderEliminar
  6. La impuntual...
    Hoy en día siempre llegás primera!!!
    Respecto a tu punto de vista, es cierto: las modelos son eso (y lo peor es que parecería que se esfuerzan es ser SÓLO eso).
    La dependencia, económica-afectiva que se llega a generar puede ser realmente nociva, pero así parece ser el común denominador de cierto prototipo femenino (incluso si hablamos de mujeres "independientes").
    Mil besos cielo, te adoro yo también.

    Lucía.uy
    El tema Lu, es que no se necesitan esas medidas cuando de una mujer brava se trata (aunque más allá del chiste a quién no le gusta agradar?)

    MAR
    MUJERES (muy bien dicho, así con mayúscula)

    La impuntual... (2)
    Tranqui, todo està bien... ya hablaremos.

    Killia
    Como bien sabés el orgullo es mutuo. De todos modos te diré que en algún pasaje te ví a vos en genio y figura.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  7. ....aunque no te conozco "te mando besos y abrazos"...jajaja
    bueno... te despachaste con todo, yo creo que un poquito de femeneidad no está reñido con todo eso, fifty-fifty te parece bien??
    fuera de broma: muy bueno tu post. y fuera de toda broma: hoy nos vemos el grupete de por aquí.bieeeeeeennnnnn!!!
    besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Claro que lo son amigo mío, querido hermano, si logran controlar nuestra mediocridad, nuestra infeliz creencia de ser supremos, de ser los dueños de la tierra, si lograran frenar nuestro impulso machista, serían las mejores compañeras, nuestra puerta de progreso, nuestra entrada y salida.

    Es verdad, no hay hombre que pueda decir yo no soy de esta o tal manera, si a la larga, de una u otra manera, conspiran para coartar la libertad de ese otro genero, tan igual y tan diferente al nuestro, tan bello, tan fuerte, tan grande. Como si el carácter dictara quien es quien en este juego, ni el que lo tienen, ni el que no lo tiene hace diferencia, mejor alguien que hable, alguien que cante, alguien que contradiga, alguien que luche por lo que cree, a que alguien que sea tan solo un ser inanimado, movido solo por nuestros caprichos.

    El hombre le tiene miedo a todo, por eso se hace fuerte, por eso se arma, por eso pelea, por eso es tan idiota. Se cree que con la fuerza, con el poder, con el control se logran las cosas, o que no nos lastimen.

    Que bueno sentir vivo a alguien, saber que dice lo que piensa y siente, que hace lo que desea y no lo que la sociedad, lo que el hombre le dice, sea padre, novio, esposo, hermano, amante, hijo.

    Es verdad que nos enseñan a soñar con ese estereotipo de mujer, es una pena, prefieren un objeto en la casa y la seguridad que no se va a marchar, que no nos va a engañar, que una mujer hecha y derecha, hacemos todo lo posible por lastimarlas de una u otra manera, eso nos da mas seguridad. Que infelices que somos, no dejamos de equivocarnos.

    Que bueno que existan mujeres así, que peleen, que piensen, que discutan, que no den las cosas por sentado, que quieran lo mejor para ellas, que busquen siempre algo mas, que no dejen de soñar, que puedan encontrar esa igualdad que se merecen. Ellas serán como siempre la base de toda nuestra sociedad, la puerta por la cual podremos escapar.

    Claro que debemos dejar de lado nuestros miedos, nuestras mediocridades, nuestros errores, debemos cortar con tantos siglos de explotación, de sadomasoquismo, de usurpación y de ver las cosas de la manera en que la vemos. Ellas están por suerte, siempre están, hoy por hoy se juntan, se comentan, se encuentran, hablan, no se de que forma deben comportarse, lo único que se es que todos deberíamos dejar de imponer lo que creemos (o nos enseñaron a creer) son las cosas, esta cuestión que el hombre es superior a la mujer, que la humanidad es superior a las bestias, que los blancos son mejores que los negros, que los católicos mejores que los judíos, que los judíos mejores que la humanidad entera, que los ricos son mejores que los pobres, que los pobres no sirven para nada, que el capitalismo es el mejor sistema, que la democracia es el mejor gobierno, en fin, todo lo que creemos como lo creemos nos ha traído hasta aquí, a ver como generación tras generación se pierden hombres y mujeres buenos, se pierde la posibilidad de vivir en un lugar mejor.

    Yo voy con vos mi amigo, hermano, compañero, yo voy con vos a buscar esa mujer brava para defenderla, seguirla, escucharla, observarla.

    Como siempre, los medios masivos de comunicación trabajan para mantener el sistema de la manera que esta, siempre para el bien de unos pocos y para el sufrimiento de todos. Ni los hombres tienen que comprar esas revistas, ni las mujeres intentar ser como las modelos que allí salen, todos estasmo equivocados, la mujer no es un objeto, como tampoco lo es el hombre. No somos números, no somos una portada.

    Te mando un abrazo grande y este beso fraterno y cariñoso.

    HologramaBlanco

    ResponderEliminar
  9. Hola, entro por primera vez a tu blog, recomendado por la Kolo siniestra. Extraordinario post, loco! A mí en particular, me pasó toda la vida, y me sigue pasando, que busco las mujeres bravas por motivos parecidos a los de tu descripción, pero después no sé cómo pararme, cómo encontrar mi lugar. Las MUJERES son ellas, no las "modelos", como dice la Impuntual; pero me parece que a los varones nos va a llevar varias generaciones llegar a algún tipo de adaptación. Y, como sugiere La Impuntual, en realidad depende de ambas partes. A veces, siento que no hay mucha voluntad de dejarnos buscar esa adaptación. Y, en el fondo, si yo fuera mina, lo entendería: que se jodan los tipos, sin en 5000 años no supieron hacer las cosas. Pero no soy mina...

    ResponderEliminar
  10. Eso de ya hablaremos... fue... una amenaza?
    Ejemmmmm puedo llegar a ser MUY BRAVA, eh?
    Besitos amor.

    ResponderEliminar
  11. CASANDRA
    Si me despojo de discursos políticamente correctos te diría que sí, que te firmo el fifty-fifty.
    Sin embargo he encontrado en mi camino la mujer que reúne mucho de eso y que -si no lo reúne todo- es mejor aùn.
    Como dice la canción: "no es perfecta más se acerca a lo que yo simplemente soñé".

    Edgardo
    No sólo se trata de que ellas lo logren, también debemos reconocer sin ambigüedades que lo lograron.

    damián
    Si te mandó la Kolo es un honor para mì.
    Respecto al tema, creo que el problema es que no admitimos que ellas están prontas para TODO.
    Un beso grande

    La impuntual... (3)
    No me amenaces!!!!

    ResponderEliminar
  12. Los que somos mas o menos jovenes (digamos menos de 40) hemos tenido la chance de vivir practicamente desde siempre con estas mujeres "autodependientes". Yo de hecho tuve ese modelo en mi madre que desde siempre se nego a ser solamente "la ama de casa que espera al marido con todo pronto". O sea que en lo que a mi respecta es algo bastante normal.
    Mas alla de eso que la mujer (o el hombre) sea mas o menos dependiente se basa en las posibilidades laborales de cada uno y de las horas que pueda estar en la casa.
    En mi casa mi señora trabaja y sin embargo es la que lleva adelante la casa por un simple tema de tener algunas horas disponibles más que yo.
    De hecho demoré en escribir este comentario porque estaba por escribir un post desde hace 10 dias asociado a este tema.
    Tu post me hizo apurar el paso. Si quieren, pueden verlo en www.kualquiercosario.blogspot.com

    Nota: este post quedo realmente muy prolijo ;)
    Saludos

    ResponderEliminar

manos sobre manos