martes, 14 de junio de 2011

CUANDO SE HACEN LAS COSAS BIEN

En mi país solemos jactarnos de cultos y solidarios. Nos encanta alimentar esa imágen.

Conforme he crecido, fui desprendiéndome de esa idea. Por muy noble que me parezcan los esfuerzos de la Fundación Teletón y de Mc Donals, en el Mc Día Felíz, no me termino de creer esto de nuestra "solidaridad ambiental".

Mucho menos, cuando luego damos claras muestras de egoísmo (por ejemplo, cuando le negamos a nuestros propios compatriotas que se fueron al exterior, el derecho a elegir nuestras autoridades como lo hacen muchísimos países).

Sin embargo, los uruguayos radicados en Australia (junto a algunos australianos), han construído una organización sin fines de lucro (GURI), que anualmente destinan fondos a las sufridas escuelas públicas del interior del Uruguay. 

Todo un detalle: quienes no tienen derecho a voto (a menos que puedan venir a sufragar al Uruguay por sus medios), son quienes tienen un gesto de grandeza y solidaridad silenciosa, ayudando desde el anonimato a los centros de estudios que son casi ignorados en nuestro país. 

Todo un dato, no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

manos sobre manos