martes, 28 de septiembre de 2010

HOMENAJE

Vivieron muchos años juntos, muchos.
No siempre felices.
Ella tenía una salud muy frágil, por eso él fue (durante buena parte de su matrimonio) un poco esposo, un poco asistente de salud, otro poco padre.
Él jamás emitió una queja, jamás.
Finalmente llegó el final. Ella se fue y muchos (casi todos), pensaron (pensamos): "finalmente descansa". Y casi de inmediato, pensamos "él también descansa, pero ¿qué será de su vida ahora?"
Poco a poco fuimos viendo cómo lleva su vida calma, sin ella.
Hace poco le comentó a alguien: "a veces la extraño, y cuando eso pasa, cierro todo para que no me vean (y no piensen que estoy loco), pongo un tango y lo bailo"

 

Historia verídica

9 comentarios:

  1. Cierto Andal muy fuete. Y a mí, que -como en tantas otras ocasiones- la vida me bendijo con la posibilidad de VIVIR de primera mano, algo tan duro como lindo, te digo que es maravillosamente fuerte.
    Estas historias anónimas, son dignas de ser contadas. Para que todos entendamos (o al menos intentemos) darnos cuenta que la falta del plasma, el lcd o tantos otros artefactos, no implican más que eso.
    Aunque seguramente, en un par de días volvamos a estar enfermos buscando todo eso.
    Un abrazo gigante.

    ResponderEliminar
  2. De esos amores, ya casi no existen... Pero son muy afortunadas las personas a las que se les regala de por vida esa posibilidad.

    Muy buena historia.

    ResponderEliminar
  3. Una gran historia de amor, dueña de una sensibilidad que muchos nos gustaría siquiera poder soñar con expresarla.

    Felicitaciones Raúl!!!

    ResponderEliminar
  4. Impresionante Raúl!!! realmente me hizo acordar a la historia de mis abuelos!!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Anónimo 1, no sé si es que ya casi no existen, o que son muy anónimos. De hecho, esta historia la puedo contar por la cercanía con sus protagonistas.
    Gracias.

    Es una de las historias de amor más conmovedoras Anónimo 2. Soy un afortunado por haber accedido a ella. En realidad quienes son dignos de ser felicitados son sus participantes.

    Qué alegría que hayas llegado hasta acá Daniel!!! Y qué lindo que vos también hayas podido vivir algo así, tan de cerca. Un abrazo fraterno.

    ResponderEliminar
  6. Grato y sentimental testimonio.
    Una muestra del amor auténtico.
    El verdadero . El " buen amor".
    Todos pensaron : "Ella descansa ... y él también va a descansar..."
    Pero en ese descanso de él seguro que se almacenan una catarata de recuerdos que a veces arremeten y otras amainan.
    Los que hemos atravesado por circunstancias similares sabemos de qué se trata.
    El auténtico sentimiento se manifiesta en hechos de esta naturaleza.

    ResponderEliminar
  7. Sin dudas Carmela. No hace mucho, en una charla con mi amiga del alma (Killia) hablábamos de eso. Ella no termina de creer que algo así pueda ser posible. A mí me parece que en realidad, es un tema de generaciones anteriores. Actualmente somos tan ciegos, que no nos es posible siquiera imaginar una vida así.

    ResponderEliminar

manos sobre manos