lunes, 31 de agosto de 2009

ETIQUETAS

Las relaciones humanas tienen muchas dificultades. No hace mucho, La Kolorada Siniestra hablaba de esas cosas que dichas por cualquiera no nos importarían demasiado, pero justo las dice ESA persona que uno jamás imaginaría.

Si bien la Kolo lo había dejado claro, hoy tomé conciencia cabal de lo que es eso.

Para alguien que estudió comunicación, las palabras suelen revestir cierta importancia, lo cual -sin duda- también es un problema, porque uno corre el riesgo de poner el énfasis en algo y amplificarlo.

Lo que no deja de ser un dato llamativo, es que quienes te dicen no tener clara su situación, tengan clarísima la de uno y hasta le pongan etiquetas.

Estos son tiempos extraños para mí... me estoy alejando de las palabras (sobre todo cuando no se sostienen con hechos) y a la vez, empiezo a volverme más escéptico.


10 comentarios:

  1. Solo puedo decirte que todos nos equivocamos, que cuando estamos más alterados o sensibles por algo saltamos con más facilidad y podemos decir o hacer algo que haga daño a quien más queremos.
    No te alejes de las palabras, nos enseñan, nos abrazan, nos dan el calor que necesitamos para sobrevivir cada día...tu lo sabes, yo lo sé...además que tontería los dos sabemos que serias incapaz, son tu vida ;)
    Te beso

    ResponderEliminar
  2. Momentos, mi amigo, momentos... en que uno quiere disparar de lo que le hace daño y lo confunde... pero las palabras siempre servirán para comunicarnos si van bien acompañadas de las emociones en un estado "claro" (existirá ese estado, sólido, liquido, gaseoso, "claro"?, jajaja)
    Un abrazo de alguien que le tiene mucho afecto.

    ResponderEliminar
  3. Po, po, po!!!!
    No es nuevo que los "otros" siempre parecen saber mejor que uno lo que nos pasa. Creo que incluso te ha pasado a ti. Yo misma muchas veces he reclamado tu "mirada" en "mis" situaciones pues la mirada de afuera está menos contaminada. Y esto también es cuestión de palabras...
    Ellas siguen dominando al mundo y aunque tu les des tu espalda, igual estarán allí.
    Estoy relativa hoy, pues también quiero decirte que conozco muy poquitas (si es que conozco alguna) personas que puedan sostener sus palabras con hechos (y esto obviamente me incluye), trato... pero no siempre puedo y vos sos testigo.
    Más que desconfiar de las palabras quizá lo que habría que hacer es aprender a ser mas cautelosos respecto de la voz que las dice o de las manos que las escriben. Seguramente estas palabras que estoy escribiendo tienen una intención detrás (como las de todo el mundo, bah) a vos te toca descubrir cual es...
    Hasta mañana!!!!

    ResponderEliminar
  4. Indra
    Es verdad lo que dices, nadie está libre del error. Sin embargo sigo considerando que hay errores evitables.
    Respecto al tema de las palabras, puede ser que tengas razón, pero por ahora...
    Te beso

    CAS
    Te agradezco de corazón... sin embargo no hay que perder de vista que las palabras también duelen (y no es poca cosa)
    Yo también te aprecio muchísimo.

    Killia
    Mi hermana del alma!!! Siempre (afortunadamente)lográs, cuestionándote, cuestionarme... y siempre lo vas a hacer.
    Es verdad que es difícil sostener con hechos las palabras, pero como hemos hablado en situaciones anteriores (y antes anteriores dolores), uno -al menos- debería no ir "en contra" de sus palabras.
    Es verdad eso: uno debería ser más cauteloso con los "autores" de las palabras.
    Esta vez -quizás por primera vez- prácticamente no sabés nada de lo que me está pasando. Aún así me intuis, me presentís, me obligás a la reflexión. ESO ES UNA AMIGA, CARAJO!!!
    Cómo no me voy a enorgullecer de contar contigo.
    Un beso grande

    ResponderEliminar
  5. Ah, ya lo cantaba Laurie Anderson hace una pila de años... "el lenguaje es un virus". A veces infecta, pero a veces, podemos inmunizarnos contra algunas palabras.

    ResponderEliminar
  6. Como docente te puedo decir que ante las palabras hay tantas interpretaciones como receptores y que todo depende de la subjetividad, de cada una de las partes o sea... del emisor y del receptor! Muchas veces las palabras no logran ser interpretadas por la otra parte con la intencionalidad con la que fueron enunciadas... espero que hayas logrado disculparme dado que como te expliqué, lo mio fue una pregunta y no una afirmación. En fin! Te dejo un beso...

    ResponderEliminar
  7. La impuntual...
    Comparto plenamente lo que decís sobre la subjetividad de emisor y receptor, y sobre el hecho de que muchas veces las palabras no son comprendidas con la intención en que se emiten.
    Algo parecido sucede con los gestos.
    En todo caso no creo que debas pedir disculpas (si te hace bien, las acepto). Es más, en lo que nos concierne a NOSOTROS yo también debo disculparme.
    Te dejo un beso

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Tarde, pero bueno, vos ya sabes que vengo complicada.

    Qué tema el de las palabras dichas... Mucho tiempo después de aquel post en el que hblo de lo mismo lamento darme cuenta que cuando las palabras duelen y lastiman tanto (como me sucedió a mi) el daño es irreparable. Lo "distinto" que veo acá es que te pidieron disculpas, eso creo que cmbia un poco las cosas.

    Te dejo un beso.

    ResponderEliminar
  10. Kolo
    Lamento leer que creas irreparable el daño recibido.
    En mi caso prefiero el optimismo. Creo que lo dicho, dicho está, pero que las heridas cicatrizan (a lo sumo, dejarán alguna marca, simplemente como dato de lo vivido... y superado).
    Es cierto que las disculpas cambian las cosas (y no poco, las cambian muchísimo). Aún así, hay que sopesar los hechos posteriores a la disculpa, porque también tienen su carga significativa.
    Un beso grande Kolito

    ResponderEliminar

manos sobre manos