lunes, 6 de julio de 2009

ECLIPSE

La luna llena se mostró imponente
dulce círculo que encendió madrugadas
desafío de tantas travesías
travesuras desmedidas, despensadas

y al bajarme del bus un suave velo
de neblina inerte, impertinente
fue cubriendo por entero ese cielo
con la luna impotente, incipiente

se apagó, tenuemente el firmamento
como se apaga un rostro en un tormento
agrisando su tez, muerta la risa
vacíos los ojos, suicidas en cornisa

aquel rostro que auguraba primaveras
quedó cual luna, cubierto en una acera
tras un velo de nube, mil caricias
no disfrutadas, ni siquiera en una brisa

ahora es tarde, la nube ya es neblina
la sonrisa no se hace cristalina
si tras los ojos subyace la rutina
y el tiempo ha dado paso, a la sombra que margina
de este presente la alegría, la luz y el vuelo
por una idea que apenas si puede llamarse
con suelo

3 comentarios:

  1. MUY LINDO POEMA........
    CONSUELO PARA QUIEN DA AMOR Y NO LO RECIBE DE LA MISMA MANERA.
    MUCHOS CARIÑOS PARA TI.
    MAR

    ResponderEliminar
  2. Nunca es tarde...y siempre vuelve a salir el sol...esto último lo aprendí de ti...y conociéndote, nunca, nunca te retractas de tus palabras, así que...
    Te beso

    ResponderEliminar
  3. Hola Raúl! me gustó mucho este
    eclipse, que como todos, al ratito te dejan ver la luna que no pudieron llevarse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

manos sobre manos