lunes, 2 de marzo de 2009

PROMESA


Está claro que esta noche tormentosa provoca temor en vos. A veces, perdemos de vista que a todos nos pasó eso cuando éramos niños.
Por eso, mas allá de cómo resolvamos este momento puntual, te prometo que esta noche, cuando hayas cerrado tus ojos y Morfeo te atrape, voy a subirme a un caballo alado y -por una vez- no viajaremos en esa nave espacial, en la que acostumbramos irnos a todos los planetas (menos a Marte porque vos siempre decís que ahí "los extraterrestres son malos").
Esta vez vamos a sentir el viento en nuestras caras y una vez sobre las nubes, nos reiremos de la tormenta y sus rayos amenazantes. Casi vamos a tocar con las manos el arcoiris y vas a sentir, como deberías sentir siempre, que valés más que todo el oro del mundo para este pobre aprendiz de humano.

10 comentarios:

  1. Amor, realmente dulce y emocionante lo que decís. Siendo testigo de este momento complicado, solo me queda decirte que acá estoy y que podés contar conmigo en las buenas y en las malas.
    Recordá que a pesar del dolor, son los conflictos y el modo en que los resolvemos, aquello que nos hace crecer como amigos, padres, compañeros y como personas en general.
    Luego de la tormenta, el saldrá..., juntos recordaremos este momento y del nos reíremos.
    Muchos besitos para vos, mi amor.

    ResponderEliminar
  2. Creo que sólo tenés que mirar para el costado y ver que tenes un ángel personal con vos y para vos, y en sus alas los motivos para levantarte un día más.

    A pesar del dolor todo pasa, eso es un hecho y si queda alguna herida los parches para el corazón se encargarán de sanarla, o por lo menos darle el alivo que tanto necesita.

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Cuanto amor y ternura chorrea por este blog!!!!

    Felicidades a ambos.

    ResponderEliminar
  4. Como si lo hubieras escrito... para mi! :-) Es que realmente la tormenta de anoche fue terrible, y dormí despertándome a cada rato pensando si tenía todo cerrado, qué podía mojarse, en fin... intranquila. De saber lo del caballo alado... ¡Me subía! De paso: mis tigres durmieron como troncos, la única nerviosa era Abrilita, je. :-)

    ResponderEliminar
  5. Las tormentas me encantan, desde hace poco tiempo. Ese aire con olor a tierra, sentir que somos mucho y nada ante tanta naturaleza desatada.Un beso

    ResponderEliminar
  6. Amigo, juro que este mensaje lo conteste, pero no se porque el comentario se perdió, quizás nunca se logró subir (me pregunto como no me di cuenta), la cuestión es que aquí lo comento de nuevo.

    Toda tormenta provoca temor en cada uno de nosotros, es que con cada tormenta se disparan miedos, se disparan angustias, se disparan conflictos, se disparan dudas que nos complican la existencia. Hay tanto por perder y tan poco por ganar, hay tanto dolor atrapado dentro de nuestros cuerpos, que hasta la más mínima diferencia, contradicción, tormenta nos complican la existencia.

    Las tormentas asustan, no a todos, pero asustan, los truenos, los relámpagos, la lluvia golpeando los cristales, el viento que silba fuerte, que tira cosas, que arrastra tierra, agua, suciedad y objetos, un cuadro para nada agradable, mas aún si uno es sensible, si hay cosas que no se entienden, en fin… ¿Cómo no tenerle miedo a una tormenta? Mas aun cuando se esta solo, cuando se esta a la deriva, a la intemperie.

    Me alegro de saberte su héroe, y no podría tener mejor héroe que vos, su caballero de sueños, de tormentas, de la vida misma que día a día juntos enfrentan. Realmente sos todo un caballero y un hombre, por velar por ella siempre.

    Llévala siempre que puedas más allá de las tormentas, pero ayúdala a ver las cosas como son, que hay que aprender a enfrentar las borrascas que a diario se nos presentan. Disfruten mucho en todos lados… y vuelen lejos.

    Un abrazo inmenso amigo, hermano, compañero. Sigo con felicidad cada capitulo de esta nueva relación que empiezas.

    HologramaBlanco

    ResponderEliminar
  7. Querido amigo.. ya me da cosita comentar en un blog que parece mas personal... pero me alegra tu felicidad.. mucho de verdad!!!
    Vuela mi querido amigo .. vuela fuera de la tormenta de la vida y por sobre todas las cosas, SE FELIZ!!!
    Besos llenos de luz!!!!

    ResponderEliminar
  8. La impuntual...
    Gracias por acompañarme (sos una ternura), realmente lo valoro mucho.
    Rescato eso que decís respecto a los conflictos y el modo en que los resolvemos.
    Seguro todo será superado, mientras tanto, contar contigo es maravilloso.

    Vane
    Gracias Vane. Está claro que todo pasa. Lo que a veces me preocupa es que él sepa que todo pasa.
    Un beso grande.

    la kolorada siniestra
    Me hiciste reír. Ya sé que últimamente "chorreo" amor y ternura, pero esta vez es por un ángel de menos de 7 años y no por la "angelita" de alguna década más.

    Abril Lech
    Abrilita querida, lo siento pero en ese caballo alado sólo cabíamos mi Seba y yo (en otra ocasión te lo presto y lo disfrutás con alguno de tus ángeles).

    fiorella
    Las tormentas tienen ese encanto. Conjugan la fascinación con el miedo.

    Edgardo
    Mi querido amigo, adoro tu entusiasmo y tus palabras (siempre son bienvenidas), pero me veo en la obligación de aclararte que estas letras son para mi hijo y no para "ella" (aunque no es mala idea lo de llevarla en el caballo alado, de hecho ya participó en un viaje en nave espacial invitada por mi enano).

    SOL
    Este espacio ha sido (y seguirá siendo) algo en donde volcar cosas personales. No siempre tendrán en énfasis en lo emocional, pero aún así seguirán siendo cosas personales.
    En relación con el vuelo, te puedo asegurar que en eso estoy... y en el disfrute (algo tan necesario y, sin embargo, tan poco frecuente).
    Hoy hablaba con mi hermana del alma y me decía que no recordaba si alguna vez me había oído tan sereno.
    Esto es lo que esta etapa en mi vida (con la ayuda de una sonrisa a 498km) está dando sus frutos.
    Besos miles.

    ResponderEliminar
  9. Amigo, gracias por tenerme paciencia, si al final, soy yo el que pareciera estar más entusiasmado que cualquiera, y veo cosas donde no las hay. Realmente debo frenar un poco, no por parecer un “caído del catre”, eso no me molesta, sino porque dejo de apreciar las otras cosas que tenes para decir sobre alguien mas o sobre otros temás, por ejemplo en este caso, que hablabas de una vivencia de tu hijo. A él, pues, que le podríamos decir, no hay mejor cosa que tener miedo (no por el miedo en sí), sino por saber que hay un padre como vos que esta para protegerlo, la seguridad que puedas darle es totalmente importante y mágica y que el lo sepa, que lo sienta y lo compruebe es maravilloso. Muchas veces tenemos que enfrentar un problema para descubrir quien esta junto a nosotros, como superar esa dificultad, en fin, para crecer.

    Un abrazo grande y vuelvo a decir que voy teniendo demasiados errores, entre la confusión de Salta y Salto y ahora este… insisto, debo prestar mas atención, pensar un poco en lo que voy a decir, dejando de lado ese primer sentimiento y pensamiento que brota al leerte porque sino vamos a perder totalmente el camino, ja.

    Un beso.

    HologramaBlanco

    ResponderEliminar
  10. Hola Raúl!!

    Me has hecho sentir ese viento en mi rostro y haciendo revolver mis cabellos. Dulce sensación que han dado tus letras.

    Te abrazo con alegría desde mi espíritu!

    ResponderEliminar

manos sobre manos