viernes, 7 de septiembre de 2007

DES CUBRIENDO ME


Desde hace un tiempo, vengo

descubriendo que el

destiempo y el

desencanto son parte medular de cuanto

deseo. No sé cuán grave es,

después de todo, el

desfasaje es otra de mis características

destacadas.

Despertar cada mañana, enfrentar los

designios diarios, la

desidia urbana, la

despiadada realidad...

Despojado ahora de muchas de mis certezas,

despeino mis dogmas, me

desapego de algunos roles y

descarto algunas barajas que hasta ayer

deshacían las estrategias, de cuanto oponente osaba

desafiarme.

Descuidaré así, aquí y ahora mis frentes.

Destaquensé adversarios, esta es su oportunidad



--
Raúl

3 comentarios:

  1. cuando el ser humano es capaz de despojarse de las capas superfluas que lo cubren y tapan su esencia, es cuando se encuentra realmente a sí mismo.
    Besos y un abrazo enorme

    ResponderEliminar
  2. A veces... la realidad es tan fea... tan gris y fría, que es preferible quedarse en casa... encondida, protegida...

    Pensar nos sirve... pero no es el todo para cambiar el ritmo de las cosas...


    cariños...

    ResponderEliminar

manos sobre manos