martes, 18 de septiembre de 2007

ALGUNAS PALABRAS (que tampoco alcanzan)



Ya sé que no lo leerás hoy ni mañana









Quién sabe cuándo aprenderás algo más que: "la A es como una casita, la E como una escalera, la I es un palito, la O es redondita y la U como una sonrisa" (y para graficarlo sonreís y me hacés a sonreír a mí).
















En estos tiempos tan abruptos (sobre todo para vos), donde los cambios de situaciones nos obligaron a tanta cosa, debería darme cuenta que -aún exigiendo tu atención para la escuela- bien podría prestarte atención en todo lo demás.







Sucede que a mí también me abruma la realidad. Y la rutina, y mis horarios, y la limpieza de la casa, y la comida, y... ¿para qué aburrirte con todo eso?











Si al fin y al cabo lo que quiero decirte es que desde que llegaste (o desde antes, cuando estabas en los corazones de tu madre y mío, porque como vos bien sabés te llevábamos en el corazón por no poder llevarte en la panza), cambiaste todos y cada uno de mis días.






Quisiera encontrar la forma, el momento, las palabras para que entiendas que cada noche antes de dormirme veo tus ojos, que cada mañana al despertarme miro tu foto en mi cabecera. Que en mi trabajo te tengo en mi escritorio (duplicado), y que cuando dejo de trabajar unos minutos, apareces en el monitor para mi satisfacción (y la de mis compañeros).














Que te conocen en diferentes partes del mundo, y hasta hay gente que te recuerda aunque nunca haya estado contigo.














Que este mundo es algo mejor desde que estás, que sólo yo puedo saber cuán dulce puede ser un beso tuyo o cuánto abrigan tus abrazos.




Que tu voz (con ese tono grave para tu edad) es la melodía mejor cantada. Que tus ojos (dos pelotitas siempre brillantes) me pueden. Que nada (ni nadie) vale para mí lo que valés.


Que abrigarte antes de dormirme y ver tu carita, su expresión de paz, alivia mi día y me ayuda a descansar de noche. Que oírte cuando despertas (con tu grito: "papooooo, ¿me levantás?") y que me des un beso y un abrazo, es la cura de todos los malos humores.





Y que sin importar nada, de todos los momentos que viví, los mejores son los que vivo contigo.


Te amo

--
Raúl

8 comentarios:

  1. Hola Raúl, te leo y releo y me conmuevo. Tienes una alma tan sensible que añoras, igual que todos los padres, lo mejor para tu hijo, y lo mejor de todo?.. es que estás mostrando lo mejor de ti en él...
    Ese niño, Sebita, ya tiene el apoyo ancestral para crecer sano, feliz... y saber lo que es un hombre.
    La madre es necesaria...y cómo lo es!!!...y marcará cada paso en su vida afectiva/enocional con el sexo femenino... solo que tú Raúl, su padre, le estás desarrollando su hemisferio derecho...con la creatividad, ternura y amor universal...
    Te felicito... que padre mas amoroso eres...
    Desde Chile, con amor...
    Ali

    ResponderEliminar
  2. Querido Raúl:
    No puedo decir que me conmueven tus palabras, ya que tengo el privilegio de que me conmueva tu vida (que por suerte, desde algún lugar puedo compartir). Estoy segura que Sebastián, algún día (ni hoy ni mañana) cuando lea éstas y el resto de las palabras que has creado y crearás inspirado en él, estará orgulloso de vos y agradecido a la vida que "lo situó" en tu corazón ya desde antes de nacer.
    Ojalá todos los niños del mundo tuvieran tanto amor a disposición.
    ¿Sabés que te quiero?
    Killia

    ResponderEliminar
  3. RAul... que puedo decirte?? ese setimiento de amor hacia un hijo es indescriptible!! no hay nada mas hermoso que cuando nuestros hijos nos ven, nos dan sus besos sus abrazos, cuando buscan nuestra proteccion, me encanto lo que escribes hacia tu hijo, eres un Papoo excepcional :D

    Me encanto la foto donde salen los dos! Super expresivos :D

    Saludos Raul me encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  4. Alimontero
    Gracias por tantos elogios. En realidad la idea era volcar algo que me nació en el momento en que lo escribí.

    Killia
    BIENVENIDA!!! Sabés bien cuánto esperaba tu participación en este espacio tan mío, tan propio. Me emocionó (aunque ya sabía que estabas). Sé que me querés, y sabés bien que también te quiero.
    Abrazo de soles

    Angela
    Eres sumamente generosa con tus palabras. Ojalá mi Sebita piense (con el tiempo) que soy tan buen papoooo.

    ResponderEliminar
  5. Creo que simplemente es una declaración de amor hermosa... de esas que va más allá de las palabras... de esas que se viven y reviven, de esas que quedan marcadas con fuego y con la frescura del agua freca...


    Sabes que me conmueves, que llegas dentriiiito de este corazón... y con esa cara tuya que por fin conozco... esa que me sonríe y me habla en mis mejores días, y que me sostiene en los que no son tan buenos...


    Qué mejor padre?
    Qué mejor hijo?

    Si ambos se tienen... en comunión perfecta de corazones... de AMOR, con mayúsculas... Es tan tan taaaaan lindo amar así, y gritarlo... hasta que te canses y seguir más...


    Me gustas mucho y tu niño de ojitos brillantes me gusta más...


    Cariños miles!

    ResponderEliminar
  6. Raúl querido...

    Carina (Olvido) tb es de Uruguay =)




    tqm


    chau!

    ResponderEliminar
  7. Que quieres que te diga; Tu cara no cuenta lo mismo que tu corazón, te vez un hombre duro, serio, pero con un corazón y un amor que enternece a cualquiera, la verdad es que tener un hijo es una bendición, y que no hay que dejar escapar ningún esfuerzo para tener a ese niño al lado de uno, para así poder entregarle todo el amor que teníamos almacenado para que el llegara a este mundo.
    FELICITACIONES!!!!

    Que seas así el resto de la vida y con los todos los hijos que Dios te quiera enviar.

    Un Gran abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  8. Sin dudas que éste es mi post preferido, morí de amor con él, me conmovió en lo más profundo del alma y debo confesar que esta sensibilidad enorme es la que me hace quererte cada día más y más.
    Millones de besitos, te amo.

    ResponderEliminar

manos sobre manos