viernes, 13 de julio de 2007

UN GRANDE...




Organizando algunas cosas me encontré una hoja del suplemento "SABADO SHOW" del matutino "EL PAIS" (lamentablemente no puedo precisar la fecha ya que no constaba en ninguna parte, pero ya tiene unos añitos). Grande fue mi sorpresa cuando encuentro un reportaje de Adrian Minutti al cantautor uruguayo Eduardo Darnauchas (o como nos gusta decirle a quienes lo disfrutamos, "el Darno", fallecido hace apenas unos meses). Me pareció interesante recuperarlo, espero que los disfruten.




Como no podía ser de otra manera el encuentro fue en El Lobizón, donde él es "de la casa". Fue en las primeras horas de la tarde, ya que su vida fuera de sueños comienza luego del mediodía. Un whisky para amenizar y una disposición tremenda a recordar dos décadas y media (y aun más) de amistad con la música



-Musicalmente, ¿qué es Eduardo Darnauchans?



-Un baladista, un baladista...



-¿En quien te inspiraste para ser un baladista?



-Primero yo escuchaba la música que se podía escuchar en Tacuarembó en la década del sesenta. Y trataba de buscar, porque lo que se pasaban por la radio era la música de moda. No vas a culpar a la radio de Tacuarembó porque no pasaba a Bob Dylan, porque ni siquiera la de Montevideo hoy lo pasa. Me gustaba mucho la parte baladística de The Vétales, como "Madera noruega" y ese tipo de temas. O de los Rolling Stones "Ruby tuesday". Y un día encontré a un tipo que se llamaba Dylan, Bob Dylan. Me resultaba muy difícil entender sus letras, porque Dylan canta 400 mil palabras por segundo... hasta que pude conseguir las letras, porque no las podía sacar, y me pareció muy interesante el planteo de es Dylan primigenio: guitarra, armónica y voz. Con un esquema sesentista típico. También conocí a Antoine, un francés curiosísimo, al que parecía no importarle nada: si tocaba mal tocaba mal y si cantaba mal así lo hacía. Un poco esas fueron las guías.



-¿Existen etapas como escritor de canciones o siempre estuviste lindando con una misma línea temática?



-Empecé componiendo yo las letras y después tuve lo que se llamaba el Síndrome del Estudiante de Letras de la Facultad de Humanidades: ¿para qué escribir si ya está todo escrito?. Ya escribió Vallejo, Neruda, Rimbaud... Lo que hice entonces fue refugiarme en musicalizar poesía. A lo sumo le llevaba una melodía a mi maestro Washington Benavides y él le ponía una letra. Pero él era un poeta de oficio, de libro. De todas maneras la temática fue, más o menos siempre coherente. Es una temática de amor "perdidoso" por un lado o, sino, una temática decididamente negra, mortuoria.



-¿Por qué la oscuridad?



-Por, por... yo qué se. Porque yo era así. O tal vez siga siendo así. Yo intenté denodadamente cambiar y lo hice: tengo canciones que creo son abiertas, que no plantean un final negro. Existe el túnel, pero también la luz al final del mismo.



-¿Te considerás un tipo bajón o debido a estados depresivos tus creaciones son oscuras, negras, mortuorias o de amores "perdidosos"?



-Yo soy una persona que tiene algo depresivo. Pero hay un problema y quiero aclararlo una vez más, ya que vengo aclarándolo hace veinte años. Una cosa es lo que tú estás cantando como texto y otra cosa es como lo estás interpretando. Si tú, por ejemplo, tomás lo que realmente se llama música dark, la música post punk, los tippos cantan pa' abajo y las armonías son en semi tonos menores. Al estilo de The Cure, por ejemplo. Yo no, yo hago un Sol mayor, un Do mayor o Re mayor. Siempre va a ir algún menor, porque tiene que ir. Además, hay un juego dialéctico, porque te estoy haciendo en Sol mayor. No quiere decir que la tonalidad mayor implique optimismo, pero la manera de interpretar tiene mucho que ver.





LA PROHIBICIÓN QUE DIO FUERZAS



La máquina de moler café se apoderó del ruido ambiente de El Lobizón y provocó una pausa. Al regresar, Darnauchans recordaba que " recién después de mi prohibición en 1979, cuando tuve mucho tiempo para pensar, me pregunté porque no escribir algunas letras. Por qué no meterme con esto. Y empecé. Antes no lo hacía porque sentía vergüenza".



Entre recuerdos no falta su prohibición, la incidencia de la misma en su obra, ni la politización del arte. Pero floreció en su mente 1978, "una etapa de empuje impresionante que yo tuve. Descubrí la escena y una serie de cosas que nose estaban dando porque nosotros teníamos la onda de cantar con la guitarrita y mirando hacia el piso, sino parecía que hacíamos circo. Aunque hubo un período anterior del rock & roll que tenía tremenda escena. Se había perdido eso y yo lo descubrí y pasábamos películas, diapositivas y poníamos luces y movimientos. No tanto hablar o texto. Pero justo ahí me prohibieron". Después se produjo el regreso, cuando volvió la democracia. "Otra vez frente al Estadio –ironizó Darnauchans- Yo solía ser un buen centro forward, pero capaz que no lo era más. De a poco me fui afianzando, logré liberarme y sentir placer"



Su memoria llegó a 1991 y se detuvo nuevamente para marcar lo que a su criterio fue su mejor época junto a la música. "Fue entre el 90 y el 91. Hicimos una cosa linda con Fernando Cabrera en el Solís. Abrimos una puerta grande. Ubicándonos en el plan del músico y no en el de actor. En ese momento tuve una conciencia de que podía. Pude hacer el "openning act" (acto de apertura) de Dylan –en el Cilindro- y el Paul Simon –en el Centenario-. Estaba cumpliendo un sueño"





OSCURIDAD Y ESENCIA FEMENINA





En su extenso repertorio siempre hay dos grandes tópicos que están presentes: la noche e, ineludiblemente, la mujer. Con conceptos breves y sencillos. Darnauchans lo definió sin titubear.



"La noche es mi espacio y mi lugar. Es mi castillo"



"La mujer es lo más importante que hay en la vida. Cantes sobre lo que cantes la mujer y el concepto de lo femenino, está. Yo soy un hombre y voy a estar detrás de una falda siempre. En este caso, de la de mi mujer, con la cual me he casado".



2 comentarios:

  1. Bueno!!! impecable lo tuyo.
    Parece de locos que en tanto poco tiempo se nos hayan ido 2 cantantes

    ResponderEliminar
  2. De visita en tu blog.Regresare para leerte.Sinceramente.

    ResponderEliminar

manos sobre manos