miércoles, 20 de junio de 2007

NUNCA MÁS?


Todo nació como una idea plausible. Incluso después el Dr. Luis Alberto Lacalle así lo expresó.
El Presidente Tabaré Vazquez tuvo la intención de lograr -bajo una fecha que une a todos los uruguayos como es el natalicio de Artigas- celebrar el NUNCA MAS.
Primero las críticas vinieron de quienes siempre tuvieron esa consigna, como si las expresiones fueran propiedad de alguien. Con esa excusa Jaime Roos podría reclamar derecho de autor por aquello de "uruguayos nunca más".
Luego empezaron a llover los "argumentos" más pesados. Que en realidad debía ser "Nunca más terrorismo de Estado", que primero tenían que descubrirse la totalidad de los desaparecidos, que no hasta que todos los represores estuvieran presos, y un largo camino de etcéteras.
Si algo faltaba, a los contrarios se sumaron (como siempre) las organizaciones que siempre están en contra. Aquellas cuyos miembros confunden todo, los que creen que ser consecuentes es lo mismo que ser necios.
No soy partidario de "dar vuelta la página". Creo que va siendo hora de que asumamos un pasado de horror, que todos ayudamos a construír.
No creo en la teoría de los dos demonios, pero es cierto que los tupamaros, el PVP y otras organizaciones con una intención muy loable (como la que tuvo el Presidente ahora), le dieron a los represores la excusa perfecta para que una parte nada despreciable de la población admitiera como "lógica" la escalada de violencia posterior.
Hoy los tiempos son otros. Tenemos un gobierno que comete serios y gruesos errores, algunos de ellos linderos con las prácticas que criticó mientras fue oposición. Aún así, si de algo se ha ocupado es de los Derechos Humanos. Hubo excavaciones en los cuarteles, se encontraron restos de algunos desaparecidos, se encarceló a un grupo de represores y aún no está dicha la última palabra.
Soy yo o va siendo hora de que todos pongamos un poco para construir el futuro sin olvidar el pasado?. Demostremos -quienes nos tildamos de "progresistas"- que somos capaces de actuar de modo diferente a los represores y su séquito. Demos una chance al futuro sin renegar de nuestro pasado ni negar el presente. Dejemos de promover la confrontación por la confrontación en sí y volvamos a buscar la verdad en la oposición de ideas, y en la autocrítica permanente.
Está en juego la construcción de nuestro país, aquello por lo que tantos murieron de modo tan infame.Honremos la memoria de ellos: sobre todo las del Toba y de Zelmar, dos representantes electos por el pueblo que en sus últimas horas recibían a todo el mundo, sin rencores, sin confrontaciones... por eso los eliminaron los represores.

Mientras tanto, el único "Nunca más" que estará presente es el de nuestro país

1 comentario:

  1. Somo un pais demasiado nostalgico, a tal punto que no nos hemos dado el derecho de mirar hacia adelante, pensamos que le estamos fallando a alguien. Cosas de hijos de inmigrantes, nó?

    ResponderEliminar

manos sobre manos